Monitorización y Análisis de Redes

La creciente complejidad de las redes IP de hoy demanda herramientas de gestión y monitorización cada vez más sofisticadas que permitan estar informado al detalle sobre su estado y solucionar los problemas que puedan surgir.
Los productos de monitorización, por lo general, son pasivos, es decir, no toman acciones automatizadas para resolver los problemas. En su lugar, se limitan a enviar notificaciones por email o lanzar alertas al personal de TI cuando se superan los umbrales fijados, los dispositivos no responden o se detectan fallos. Las herramientas de gestión de red, por el contrario, además de cubrir funciones de mayor nivel, proporcionan capacidades más activas, como, por ejemplo, hacer el seguimiento de las direcciones IP, configurar dispositivos y sistemas, planificar la capacidad y controlar el rendimiento de la red.

 

Inventario:

Para gestionar adecuadamente el entorno, antes es necesario saber todos los elementos que lo forman. Es preciso realizar un inventario actualizado de tales elementos, ya sea de forma manual –un procedimiento tan tedioso como poco recomendable– o de manera automatizada, como hacen hoy muchas herramientas, descubriendo automáticamente routers, switches, servidores, seguridad y otros dispositivos IP. Una opción mucho más realista para la mayoría de los departamentos TI y las redes IP avanzadas de hoy.

 

Configuración:

Quizá más que cualquier otra tecnología, la configuración de la gestión de red ha de ser tratada con todo detalle de acuerdo a las necesidades específicas de un determinado entorno. Es preciso establecer antes los parámetros que se desean gestionar, y fijar los umbrales máximos y mínimos permitidos. Asimismo, hay que configurar los sistemas para que envíen datos a las herramientas de gestión o permitan que éstas tomen datos de ellos.

 

Análisis de Trafico:

Las tecnologías de transmisión de datos a través de redes de ordenadores son el eje central del funcionamiento de un entorno informático que presta servicios de tipo cliente/servidor.
El ingreso de nuevos equipos a la red, la existencia de protocolos no necesarios, la mala configuración de equipos activos de red o la de mantenimiento al cableado estructurado y las interfaces de red pueden causar la decadencia o bajada de rendimiento de la red. Por medio de pruebas, captura de paquetes, análisis de flujo de información y verificación de la configuración de equipos activos de red (switch, routers), podemos ofrecer una solución óptima para depurar y optimizar el funcionamiento de la red.

Monitorización:

 

Inventario:

 

Análisis de Tráfico: